Rafael Chirbes (*1949) es un escritor y crítico literario español, ganador del Premio Nacional de la Crítica 2007 y muchas otros premios. Su primera novela, Mimoun (1988), quedó finalista del Premio Herralde y su obra La larga marcha (1996) fue galardonada en Alemania con el Premio SWR-Bestenliste. Con esta novela inició una trilogía sobre la sociedad española que abarca desde la posguerra hasta la transición, que se completa con La caída de Madrid (2000) y Los viejos amigos (2003). Con Crematorio (2007), un retrato de la especulación inmobiliaria, recibió el Premio Nacional de la Crítica y el V Premio Dulce Chacón. La novela En la orilla (2013), continúa el retrato de la España en crisis. Esta novela ha sido considerado el mejor libro del año, según los periodistas y críticos literarios del diario El País.
Holger Ehling ha hecho esta entrevista en enero de 2014.

Rafael Chirbes (c) H P Schäfer 2008 / Wikimedia

Rafael Chirbes (c) H P Schäfer 2008 / Wikimedia

Sr. Chirbes, su novela En la orilla ha sido seleccionado por un prestigioso jurado come “libro del mes de enero” ya antes de su publicación en Alemania en enero 2014. ¿Son  relevantes estos premios para usted ?

Los premios producen satisfacción, también inquietud, te ponen en el foco y eso asusta un poco. En cualquier caso, lo importante es que un libro dure, siga vivo. Hay muchos libros que fueron premiados y luego se olvidan.

En la orilla trata de los efectos de la crisis financiera en la gente pequeña. Ya antes de estos acontecimientos han tomado sobre este tema. La crisis sorigina cambios fundamentales en la convivencia humana cotidiana?

He querido contar en mi novela cómo nada está al margen de la historia, cómo la crisis ha cambiado la vida de tanta gente, y les ha cerrado el horizonte

Esteban, el protagonista de la novela, es una víctima de la crisis , sin embargo , antes de que él se ha beneficiado de la gran burbuja inmobiliaria. Así su desgracia parece ser , al menos parcialmente su culpa – podemos generalizar eso? ¿Somos como sociedad realmente responsable de esto?

No, no es ese el mensaje. Es un hombre acorralado y más que ambición lo que tuvo fue miedo. Es un héroe contemporáneo, un hombre que no se atrevió a luchar por el poder, no sabemos si por pereza, por cobardía o por escrúpulos morales. Como le decía, lo que ocurre es que nadie está fuera de su tiempo, los usos, la moral de un tiempo, o la inmoralidad, lo impregna todo.

Con la excepción de Liliana , la enfermera colombiana del padre de Esteban , no hay personajes verdaderamente simpáticos en la novela. ¿Por qué?

Yo creo que hay personajes cargados de contradicciones, no creo que sean mala gente ni el marroquí, ni el padre (por más que él, Esteban, tenga una relación negativa con el padre), ni esa mujer del perrito, ni la otra que está a punto de traicionar a su marido, ni el barrendero… lo que no hay es santos.

Ofrecen en En la orilla ninguna perspectivas reales para el futuro . Está todo realmente tan deprimente como sugiere la novela?

El libro no pretende animar a nadie, sino contarle lo que ha pasado, lo que hay, es cosa de cada cual establecer las estrategias de su vida con los materiales que la novela ofrece. Tocar campanillas y poner esperanzas sería una falsedad.